“La habitación”

Entré hace mucho a esta habitación en la que estoy… Es muy oscuro, muy oscuro aquí dentro. Esta habitación parece tener más de una puerta pero no se abre si yo intento hacerlo, en las hendijas de esas puertas muy pocas veces veo luz y siento en mi alma que ya ha llegado el momento de salir de aquí pero cuando me pongo en pie la luz desaparece como si no quisiera iluminarme, como si me odiara… Escucho tantas puertas que se abren y permanecen así por largo tiempo y me pregunto ¿Por qué las puertas de esta habitación no se abren, no se me abren? pero el que me responde es el silencio, es la soledad… Me refugio en una de las tantas esquina que tiene esta habitación pero cada vez que voy a apoyar la espalda en ellas parece que se alargan, parece que desparecen y sigo directo hasta golpear con el suelo, una y otra vez, una y otra vez… Grito con desesperación para ver si alguien de los que están afuera me escucha pero no hay nadie ahí afuera con los oídos atentos a los gritos de un pobre diablo como yo… Esa gente solo sabe llevar la luz a las hendijas de las puertas y luego taparla para que yo cada vez crea menos en ponerme en pie para seguir esa luz… Cada día que paso aquí se vuelve más difícil creer en mi, creer en que todo saldrá bien, creer en que algún día todo será mejor… Me he humillado para poder salir adelante, para tener la frente en alto y decir que no pasa nada pero la oscuridad que hay en esta habitación es mala, es cruel, es la que le hace a mi corazón llorar, es la que hace que mi esperanza vaya desapareciendo… Dios, ¿Qué es lo que me quieres enseñar? ¿Acaso no lo he aprendido ya?

Anuncios