“No te busco”

Tu recuerdo sigue aquí y me hace sentir tristeza, como quisiera poder quitarlo de mi mente pero no puedo… Siento tus labios en las noches como si quieran matarme, siento tus brazos alrededor de mi cuerpo como si quieran apretarme hasta morir pero no pasa nada todo es ilusión, pura ilusión… No me has negado nada ni yo tampoco, pero sin querer ahora nos negamos la paz y las sonrisas sinceras… No te he buscado, lo acepto, es tanto mi orgullo que no puedo ni tan siquiera imaginar ir en busca de ti, lo siento… Sabes que no quisiera besar a otra mujer pensando en ti, ahora te pido con estas palabras que no quieren ir al grano que me ayudes y rápido porque lo necesitamos…

“Se me han ido…”

Hoy estoy pensando en todo lo que se me ha ido y ya no puedo recuperar… Sé que no merezco nada, tú ya no confías en mi y yo no confío en nadie… ¿Qué es lo que pasa en mi? No lo sé… Tal vez me cansé, tal vez me rendí, tal vez ya no quiero nada contigo o tal vez estoy tomando un nuevo aire para poder seguir adelante, pero en realidad no sé… Perdóname si no he podido dar lo que tú quieres que yo dé pero toma en cuenta que yo te perdono todo lo que no me has querido dar… Si alguna acción, por más simple que sea, no hace perder nuestra dignidad, nos dice que estamos tomando el mal camino… Me pregunto si esa acción es un cambio, igualmente, va contra nuestra dignidad y es un mal camino. Quién sabe.

En algún momento te seguí con mis ojos cerrados para que solo tú encontraras la felicidad mientras eso me provocaba infelicidad y amargura. Me cansé de hacer siempre lo que querías y decir que sí a todo solo porque tú te podías enojar… Ya no me importa.

Miro la luna y recuerdo los muchos momentos que pasamos juntos pero enseguida, igual que la luna se cubre con nubes, esos recuerdos se cubren con tristeza y cansancio… No soy hipócrita solo prefiero no ser sincero porque, he pasado muchas veces por ahí, y sé que la sinceridad no es una buena manera de manejar los problemas contigo nena…

Tienes una relación y experimentas ese sentimiento alabado por todos… Pero piensa un poco amor, ¿quieres arreglarlo porque nace del corazón o lo quieres arreglar porque ese sentimiento te hace ver las cosas como no son? Piénsalo antes de cometer un error…

Quizás somos personas que no se entienden y quizás no es posible arreglar nada… Intentarlo ahora solo parece una perdida de tiempo…

“Y todo queda”

No sé que pensar… ya se me fue de las manos… ya no lo puedo agarrar… ya no sirve para nada…

La insistencia de quedar mal es insoportable y mucho más insoportable es el No… Tal vez no lo diré de frente pero lo hago por detrás, lo que demuestro es debilidad y cobardía… Me quema pero me refresca, me molesta pero me divierte, es complicado pero a la vez es facil, ¿qué es lo que me pasa?… Sigue ahí como estúpido pero no se va porque le da miedo y eso me molesta… La clave es el adiós sin abrazo y sin el beso… Esto es como tan difícil… Y todo queda en la nada…

“Hace tres años”

Hace tres años mi amigo murió… ¿Qué poder decir de él? ¿Qué poder escribir para recordarlo? Sinceramente se me quedan cortas las palabras para poder decir lo que él se merece, intentaré.

Nunca imaginé llegar a querer tanto a aquel hombre callado y humilde que conocí cuando entre a los monaguillos de la Parroquia de Luján ni mucho menos podría haber imaginado que iba a trabajar con él y que él me enseñaría tanta cosas…

A mi parecer no soy yo el más digno para hablar de P. ya que no pasé, tristemente, mucho tiempo cerca de él pero lo poco que pasé junto a él, junto a aquel hombre que no le tenía miedo a enseñar con mano dura, junto a aquel hombre que tenia aquella manera tan diferente de ver la vida, no lo olvidaré…

Lo único que puedo hacer es contarles lo que recuerdo y quiero compartir, porque sé que no es necesario decir la excelente persona que era y los que tuvieron la dicha de conocerlo más allá de un simple saludo diario saben que no es necesario describir eso tan obvio…

En este momento las lágrimas acumuladas de tantos problemas que se han presentado después de tres años están liberándose, y no las obligo parar, porque desde hace tres años no lloro con desahogo sincero…

Encuentro tantos momentos dignos de contar que no se por cual empezar. Seguro los contaré en desorden cronológico pero espero que eso no importe…

Recuerdo aquel jueves frío, eran pasadas las 7 de la mañana, y P. muy sabiamente llevó té… Aquel té de sabores exquisito, que no conocía hasta ese momento, me dejo con la boca abierta a saber que existian tantos sabores, P. me dijo: “Hay de Jamaica, pruebelo se lo recomiendo”, habían otros sabores pero no los recuerdo, me sirvió en la tasa de su termo agua caliente y él me preparó el té que me calentó aquella mañana tan fría…

Aquel día en donde lo vi alzar un pesado escritorio, él no podía hacerlo, tuve la oportunidad de “regañarle” y decirle “avíseme cuando necesita levantar algo, yo lo hago”, tenía cólera porque él estaba ahí para otras funciones y no para hacer las de J., pero no estoy escribiendo para reclamar…

Recuerdo su increíble apetito por la lectura, recuerdo que siempre tenía un libro entre sus manos leyendo vorazmente… En aquel momento lo criticaba pero un día, de tantos en donde estuvimos solos sentados uno frente al otro, me dijo “la lectura es el alimento del alma” y eso me ha llegado tan profundo que ahora necesito leer, después de aquella frase me dijo que me prestaría un libro, que era uno de sus favoritos, “La fuerza de Sheccid”.

Recuerdo cuando el salió a hacer un “mandado” y dejo el discman olvidado en la mesa… Lo agarré y pulse play para ver que escuchaba y P. estaba escuchando “Cruz de navajas” y esa canción pasó a hacer por mucho tiempo alimento de mis recuerdos y a veces de miedos…

En el patio iba muchas veces a la semana, y yo detrás de él, para recoger chayotes o tomates muy pequeños o para simplemente molestarme con unas arañas que me dan miedo y son extrañas… Muchas veces ahí me contaba historias o algo que había pasado en alguna parte del mundo y que yo, por mi ignorancia, no sabia…

Recuerdo como me molestaba con los sobrenombres que me puso… “Cortino” “Olafo” “Amarguennis”

No sé… Tantos recuerdos pero en fin mejor les dejo algunas fotos para que recuerden a aquel inolvidable amigo… Siempre lo tendré en lo más profundo de mi corazón como una de las personas más importantes en mi vida… Gracias por haber aparecido en mi vida y haberme enseñado tantísimas cosas que sin ti no las hubiera aprendido.. Ahora te pido que me des fuerza para desempeñarme como debo, en ese trabajo que tanto amabas y así lo demostraste siempre… Te quiero pero no por haberme enseñado sino por haberme dejado vivir tantos días junto a ti, soportandome, dándome consejos… Te quiero, y no te olvidaré, Pablo… Gracias por el té…

Si me amas, no llores mas