“Soy…muy…”

Toca mi puerta otra vez… No sé si abrirle, no quiero pero creo que lo tengo que hacer… Toca desesperada la puerta, la va a botar, sino le a abro se enojara… Ella toca otra vez la puerta, una y otra vez la toca ya no aguanto más…otra vez… No quiero escribir mis tristezas, mis angustias o problemas…no sirve de nada… Pero lo necesito… No necesito describir que me pasa… Lo único que quiero es decir que estoy triste, agotado, harto, sin esperanza en mi, lleno de desesperación, abarrotado de lagrimas que desean salir, de gritos ahogados en mis madrugadas de trabajo… Probablemente he tomado decisiones equivocadas… Sé que no es lo correcto… Pero no quiero apoyarme, no quiero llorar en ese hombro, no puedo imaginar contando todo lo que me pasa… Muchas veces demostró desinterés, otras tantas ni tan siquiera eso… No quiero apoyarme porque tiene cosas más importantes por las cuales preocuparse, llorar, agarrarse el pelo y decir que necesita ayuda… No quiero llenarle el saco, no quiero que le sea difícil cargarlo porque yo se lo haya llenado… Estoy dispuesto a cargárselo, a ayudarle y empujar en esa cuesta pero es injusto que yo llene ese saco… Mis dolores no se comparan, mis preocupaciones no son dignas de compartirse, yo no soy digno de interés… Es cierto me siento solo… Pero no culpo a nadie… Soy yo el que quiere estar solo… Muchas veces demostré, intente no estarlo… No se pudo… Ya no lo intentaré más… Yo estaré siempre…En cualquier lugar, hora, circunstancia e incluso clima o distancia… No es justo, muchas veces me lo dijeron, pero no puedo dar algo que no creo digno de ser dado… Me desahogo con una maquina, le grito a las teclas, le cuento secretos a la silla y la pantalla ve como lloro mientras me muero del dolor de cabeza, del frío extraño en mis manos, mientras siento que me desvanezco… Lo siento…Soy idiota, muy idiota. Esto lo escribí hace mucho 13/Julio 10.56 pm… Publicarlo fue una necesidad…

“Ella…Él”

Esta es la historia que desde hace más de 210 días se escribe en algún libro, con muchas hojas… Él sentado en un restaurante, algo viejo por cierto, no importa el nombre ni mucho menos el lugar… Tomaba la taza de café, le temblaban las manos, nervioso… Se refugiaba a su taza, a su libreta donde escribía cada noche su prosa para alguien sin saber quién… Cuando lo hacia se le encendían los ojos, su niñez llegaba a escribir con él y sus manos al son del amor escribían sin importar la hora, lo único que quería era decirle cuanto la amaba aunque ni tan siquiera supiera su nombre. Los días pasaban, el café se agotaba, su edad avanzaba y también su cobardía por enfrentar el amor… Le tenía miedo… Se sentía un viejo perdedor cuando su prosa hablaba derrota, utopía y sueños imposibles… Ella siempre en su jaula, temió echar raíces que pudieran sus alas cortar, en su jaula la vida se le iba, y sin conocerla pensaba que iba a morir… Ella soñaba no con sus propios sueños, tenía sueños prestados, narrados con amor pero que incluían mentira y demasiada fantasía… Es otra eterna canción… Ella creció ansiando algo que no era cierto, creció imaginando que era fácil y hermoso… Temía al amor, temía a conocer más allá de un simple abrazo… Ella se dejó enredar por viejas manos, usadoras y poco amables… Se dejó llevar y sin respirar casi la dejan… Ella reaccionó… Ellos, ella y él, viven esta historia extraordinaria, con amor, llenos de sueños, de luchas, de caídas, de esfuerzo y de muchas muchas ganas de vivir la vida juntos… Hace 7 meses comenzó una historia en la que Dios, las pruebas, nuevas experiencias y otra cosas más han tenido que ver pero que ellos dos no se sueltan de la mano… Siguen juntos y más fuertes cada dia…  Él ama a ella… Ella ama a él…

“Recordar con vos”

Si no te veo un momento la vida se me va, te me has robado el alma, ya no tengo salida, lo único que quiero es vivir en tus brazos y acariciarte todo el dia y toda la noche… Recordar con vos nuestros primeros minutos juntos, escribirlo, narrarlo con amor y reír juntos al acordarnos de las cosas locas que hicimos es increíble, es lindo, es perfecto… Compartir con vos, estar rodeado de tantos años, de tantas ganas de ayudar, de purés, comidas suaves, juegos sencillos, sabiduría perdida por tantos años ya, eso, compartir con vos, y tenerlo presente es lo que me ayuda a vivir en tu ausencia. Son los recuerdos los que me mantienen vivo, con la misma esperanza de verte otra vez… Verte caminar delante mio, recordar que sos mia, que nos subimos juntitos en mas de 4 ruedas, en que estábamos largo muy largo, solo vos y yo… Pero no puedo vivir de recuerdos… A veces, como ahorita, en este instante, mientras escribo esto, siento que ya no puedo más, siento que si no te veo ya se me acaba la vida, las noches son largas sin tenerte, cada vez que nace el sol comienza mi delirio por verte… Es que me pones loco cuando no estas cerca, ya te regale mi amor, y quiero regalarte todo lo que me pidas… Te necesito, sos el alimento de mi alma… El motor de mis brazos y piernas, la luz y mi tormento, sos la que me roba la calma con un beso, quiero que camines junto a mi y hacer nuestro camino, quiero que sintas lo que siento y que vivamos cada dia juntos, enamorados, loquitos, y escribiendo juntos en la misma hoja, en el mismo cuaderno, con el mismo lápiz, nuestra historia, esa historia que es increible y que los dos la estamos disfrutando… Te amo mi amor… Recorda que donde vayas ahi estaré con vos.