“Pintarte”

Trato de pintarte como antes, con aquella facilidad con que lo hacía, pero ya no puedo, ya no lo consigo… Te miro fijamente y termino pensando que te falta algo. Ya no puedo plasmar tu mirada ni captar tu hermosa sonrisa juvenil, estás perdida en los deseos y en quien querés ser…  Seguís viniendo donde este pintor para que te pinte pero no puedo, ya no te conozco, algo pasó en tu alma pero no es malo, es extraño… Mi lienzo, aquel que siempre estaba lleno, ahora está en blanco porque no quiero pintar algo que no conozco, algo que no puedo ver ni imaginar… no te enojes por eso… Siempre pasa con el corazón… todos hemos tenido ese síndrome incurable de querer tanto… En las noches antes de dormir hago garabatos pero no logro pintar nada, ya no te conozco, y el interés por hacerlo muere cada vez que cierro mis ojos y duermo.

“Y que hago estragos”

Quiero comerla a besos, dejar que nos posea esa lujuria incontrolable y nos dejemos guiar por lascivos deseos… Quiero que poco a poco ella sea mía, como solo yo lo sé hacer, quiero jugar con ella a besarnos, acariciarnos y luego pecar juntos, cometer esos pecados que nunca imaginamos… Quiero perderme con ella, perderme en la lujuria de su cuerpo, quiero sentir su piel sobre mi piel. Quiero volverla a besar y que el deseo haga estragos en nosotros.

“Me encantas cuando…”

Me encantas cuando las palabras se convierten en gemidos, cuando el acariciarse la mano no nos es suficiente, cuando cerrar los ojos es ver el cielo, cuando preferimos el sudor que el viento…

Me encantas cuando queremos tocar cada cetimetro de nuestro cuerpo, cuando bajamos los brazos y somos inofensivos, cuando escuchamos nuestros latidos, cuando gritamos de placer…

Me encantas cuando me hablas con besos, cuando me gritás sin saber que decir, cuando te siento mía…

Me encantas cuando nos guía la pasión, cuando nuestro sentimiento es devorarnos, cuando con cada latido del corazón es un beso largo y rico…

Me encantas cuando pensamos que lo único que queremos es hacernos el amor y escribir la más excitante poesía…

“Tu poesía”

Que se vaya! Quiere experimentar! Pero si algún día me echara de menos… Qué vuelva aquí! Prefiero eso a que viva con los ojos vacíos. Ella sabe que existen caminos que nunca en la vida llegan a cruzarse, y otros, en cambio, por mucho que se crucen nunca llegan a encontrarse, eso es triste. Y pues, así estamos ella y yo, en esta maldita encrucijada de caminos, sabiendo que estamos hechos el uno para el otro, y sin ponernos de acuerdo cuál de los caminos debe ser el que seguimos. Y claro que recuerdo la noche en que su cuerpo fue el lienzo donde dibujé los Te Amo, donde sus labios fueron el verso donde recité mis besos, donde su cintura fue el libro donde pude escribir los versos más hermosos, y al final sus piernas son esa poesía donde quiero cumplir mis fantasías.

¿Qué si la extraño? Claro, necesito ver la persona que me amó tal cuál soy, que nunca me juzgó, que no intentó cambiarme sino me hizo crecer, que en su mirada pude naufragar cuanto quise.

Soñé con quererla tanto, que quería que nuestro amor fuera infinito, que la abrazara con palabras y suavemente la acariciara con miradas, que nos hiciera grandes y pequeños, yo tan solo quería quererla tanto para que ella fuera ella y yo fuera yo.

Me niego a perder el tiempo en borrarla para siempre, no quiero asesinar los besos que tatuó en mi piel, ni tan siquiera trataré de vaciar mi alma de todo lo que era suyo, de todo lo que le pertenece, no intentraré olvidarla, porque de sobra sé que será inútil.

Al final son solo palabras, que no tienen más valor del que ella quiera darles.

“No quiero disfrazar la realidad”

He aprendido que los amores, pueden llegar por sorpresa o terminar en una noche. Que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos, y que por el contrario, un desconocido puede volverse alguien inseparable. Que el “nunca más”, nunca se cumple, y que el “para siempre”, siempre termina, Que el que quiere, lo puede, lo sigue, lo logra y lo consigue. Que el que arriesga no pierde nada, y el que no arriesga, no gana. Que si querés ver a una persona, buscála, mañana será tarde. Que el sentir dolor es invitable, pero sufrir es opcional, Y sobre todo, he aprendido que no sirve de nada, seguir negando lo evidente.

No quiero mentir ni disfrazar con tantas palabras la realidad.

“Inspired by Segio De Sa”

“Hoy estuvimos solos”

Hoy estuvimos solos!! Pasamos mucho tiempo buscando en otros cuerpos, en otros ojos, en otros besos, en otras caricias pero no nos encontramos porque no era ahí donde debíamos buscar…

Hoy estuvimos solos y pude oler su aroma, pude besarla con pasión desenfrenada sin importar que nos vieran…

Hoy estuvimos solos y la acaricié suave y eternamente, como lo hacen los primerizos en el amor…

Hoy estuvimos solos y pude ver sus ojos de nuevo…

Hoy estuvimos solos y la tomé del pelo con pasión y le dije que aún la deseo…

Hoy estuvimos solos y la besé hasta perder la memoria…

Hoy estuvimos solos sintiendo como algo dentro de mi moría, nacía, crecía y volvía a morir…

Hoy estuvimos solos y me dí cuenta que en sus ojos está mi lugar…

Hoy estuvimos solos sintiendo mi corazón gritarle cuanto la amo…

Hoy estuvimos solos de nuevo y pudimos disfrutar de nosotros…

Hoy estuvimos solos y nuestros ojos brillaron y me di cuenta que aún me encanta…

Hoy estuvimos solos y me di cuenta que soy presa de sus ricos labios…

Hoy estuvimos solos y dominó cada espacio que hay en mi…

Hoy estuvimos solos y ella detuvo mi tiempo…

Hoy estuvimos solos y me dí cuenta que la extraño más de lo que pensé…

“Nos recuerdo desnudos”

Recuerdo cuando nos quitamos la ropa por primera vez, y así, los dos desnudos, frente a frente nos recorrimos todo el cuerpo con la mirada, tan solo la mirada bastó para despertar un amor intenso y eterno. Nos vimos sin miedos, sin complejos… Miré su cuerpo que me vuelve loco, que me enamora.. Lo vi con todas sus cosas bellas y también con esas pequeñas imperfecciones…pero todo lo que vi es lo que la hace ser tan perfecta como es. Recuerdo su cuerpo temblar y escuchar susurros llenos de éxtasis mientras yo la recorría con mis besos, mientras la amaba… Recuerdo esa primera vez cada vez que nos vemos, cada vez que tengo la enorme dicha de besarla de nuevo.

“La amé”

Yo la amé así, como ella era, con todos sus defectos y con todas sus virtudes, amé esa belleza tan suya y su locura disfrazada de cordura. No intenté cambiarla en ningún momento, respeté siempre su delirante forma de ver la vida, su risa sin control, sus besos con pasión, sus noches demenciales, el sexo sin preliminares… porque poco a poco me fui dando cuenta que en todo su interior, en todo su mundo loco, de mi tristeza, era el antídoto.

La amé tanto que me volví loco, perdí el norte y mi felicidad se convirtió en la de ella… Y ella al final de toda nuestra historia se convirtió en mi más grande aventura.

*Inspired by Sergio de Sa*